Abierto desde 1997, el Escalódromo Carlos Carsolio fue semillero de muchos de los mayores exponentes de la escalada deportiva mexicana. Después de 19 años, el muro cerró sus puertas el 29 de noviembre de 2015.

La gran sala de escalada que con sus más de 1,500 metros cuadrados fue por casi dos décadas el más grande y diverso muro para escalar de la Ciudad de México, terminó operaciones el domingo 29 de noviembre ante la dificultad para mantener la operación de negocio de las instalaciones.

Fundado el 7 de enero de 1997 por Fernando Posadas en asociación con Carlos Carsolio -el alpinista mexicano más exitoso de la historia-, el “Esca” fue centro de peregrinaje continuo por todos los escaladores del DF hasta que la apertura de numerosas salas de boulder facilitaron la práctica de la escalada en prácticamente toda la ciudad.

“Algunas personas piensan que son tablas y fierros, pero este lugar tuvo vida, vio a algunos de los mejores escaladores de México”. -Palabras de “El Garufa”, previo al cierre del Escalódromo.

Escalodromo

La reacción de la comunidad escaladora mexicana ha sido de absoluto reconocimiento a la contribución que el Escalódromo entregó al deporte mexicano:

Armando Dattoli Es muy triste. Pero muchas gracias por tanto que el escalodromo dio a la escalada.

Alan Luna: Muchas gracias Escalodromo!!! Me mostraste primero una actividad la cual paso a ser mi deporte para inmediatamente pasar a ser mi modo de vida, mi pasión. Tu me viste crecer como escalador y persona. Un abrazo!!!

Rodulfo Araujo Ahí me tocó formarme. Los voy a extrañar. Gracias a Fernando Posadas Aguado y todo el equipo que por tantos años hicieron posible este lugar icónico.

Terry Di Keita Cuando nos dieron la noticia el sábado, no lo podía creer, caí en llanto, después de estar trabajando 9 años y q te digan q se cierra Puff un golpe muy duro para mí y mis compañeros de trabajo y de vida, también para nuestros clientes y amigos, amistades de años q ahora son hermanos!!
Gracias, muchas gracias a este lugar mágico q a través de su espacio y gente hacían q se me olvidaran todos mis problemas así como de muchos!!
Extrañare su risa, su aroma a triunfos y derrotas, el aprendizaje y convivencia con su ser y sobre todo su gente q es lo q lo hacía MÁGICO.

Baruc Acosta ¡Gracias por todo! Este lugar tal vez cierre pero no se olvidará nunca.

Deja un comentario