El sábado 13 de mayo se realizó el GonziJam, una competencia de escalada creada para apoyar a Gonzalo Bolívar en su lucha contra el cáncer.

El Rocódromo Fusión, en la ciudad de Puebla, fue la sede para que más de 130 personas se reunieran para apoyar a Gonzalo. Fue una competencia en formato maratón en el que los participantes escalamos todo lo que nos fuera posible durante seis horas con la idea de sumar puntos y quemarnos los antebrazos, aunque, en realidad, el evento fue una gran fiesta para celebrar el espíritu de Gonzalo Bolívar.

Animated GIF  - Find & Share on GIPHY

Conoce más: Gonzalo e Isabel Bolívar, dos atletas contra el cáncer

El evento tuvo un sabor especial que difícilmente se vive en otras competencias. La alegría de Gonzalo titilaba al pasearse entre sus amigos y su alegría se correspondía con risas, bromas y, por supuesto, mucha escalada.

Gonzalo es hermano de Isabel Bolívar, pentacampeona estatal de escalada.

Tuvimos la oportunidad de platicar con los padres de Gonzi, los señores Josefina Flores y Gonzalo Bolívar, que estuvieron en el evento conviviendo con escaladores que, como se sigue demostrando, forman una gran familia escaladora. En sus palabras, los papás de Gonzalo transmiten una voluntad que deja claro de dónde sacaron madera sus hijos para llegar a podios, metas y demás logros que tanto como Isa, como Gonzalo, han tenido en la montaña.

La escalada le ha dado mucha fortaleza. Es una fortaleza que me sorprende porque no es fácil lo que está pasando. Lo veo tan fuerte, que no me queda otra más que también ser fuerte. – Josefina, Mamá de Gonzalo.

Al terminar, el GonziJam tuvo una fiestota que cerró un gran día que nos recordó las formas en que escalar crea comunidad, tiende lazos y da herramientas físicas y emocionales a las personas para enfrentarse tanto a la caída como al encadene, sea en la roca, el plástico o la vida.

Un par de días después del GonziJam regresamos a Fusión para platicar con Gonzalo. Nos contó de su enfermedad y de sus motivaciones para levantarse a las 6am para no perder el tiempo tras la búsqueda de sus objetivos. Pero lo que marcó la entrevista fueron los casi cuarenta minutos de agradecimientos que dio a decenas de personas que valora. A todos ellos, Gonzalo dedicó el siguiente mensaje:

Para despedirnos, Gonzalo e Isa me acompañaron a la avenida que debía tomar para no perderme en el regreso. Antes de empezar a pedalear Gonza sacó una bolsita de churritos y la metió en mi mochila. Me dijo “por si te da hambre en el camino”. El gesto, por supuesto, me llenó más que la panza.

Gonzalo, eres un ejemplo de la aventura, fortaleza y el espíritu de comunidad que tanto amamos de los deportes de montaña. Gracias por permitirnos ser parte de tu cordada.

Deja un comentario