Juan Carlos Gavilanes nos platica sobre la ruta Diles Que No Me Maten, en el Nevado de Colima, que cumple su 20º aniversario de apertura.

“La ruta la llamamos Diles Que No Me Maten porque desde allí puede observarse toda la planicie árida, seca y cálida en la que Juan Rulfo se inspiró para escribir este cuento de El Llano en Llamas. Fue un tributo a Rulfo. Uno escala observando la literatura del lugar.” – Juan Carlos Gavilanes

Abierta en 1998, Diles Que No Me Maten es una ruta de excelente calidad para escalarse en tradicional y que, sin embargo, ha visto pocas repeticiones. Esta es la historia de su apertura, así como los consejos de material, acceso y descenso de la misma. 

La posible apertura

Juan Carlos Gavilanes, hoy profesor e investigador en la Universidad de Colima y miembro fundador del grupo Colima Vertical (grupo dedicado a promover deportes verticales), ha realizado primeros ascensos a varias rutas de los volcanes mexicanos, así como a nivel internacional. 

En 1993, por ejemplo, realizó el primer ascenso latinoamericano a la pared sur del Chacraraju (6112msnm), considerada una de las más difíciles de los Andes peruanos. En México, llevó a cabo más de cien ascensos a las cimas del Popocatépetl, Iztaccíhuatl y Pico de Orizaba entre 1979 a 2002. 

Entre ellos, destacan la primera a la ruta Castillo de Cristal (5.7, M3, WI4, 100m) en la Peña Aguilera, Iztaccíhuatl, en 1992. Años antes, en el 89′ realizó el segundo ascenso al sistema de cascadas de hielo Las Cascadas (WI4-WI5, abierta por Sergio Fitch), corredores occidentales del Iztaccíhuatl, con Luis Antonio Rodríguez en punta. Así como la segunda y tercera ascensión, punteando, de la cascada Diez de Mayo (70 m.,WI4) Peña Aguilera, Iztaccíhuatl, en 1989 y 1991.

Gran impulsor del alpinismo en México, Juan Carlos fue también integrante, junto con Alvaro Martínez Spíndola, de la Expedición Hielo Vertical 2010: Escaladores Colimenses en Norteamérica y en la que escalaron las cascadas verticales de hielo Lincoln Falls, Spiral Staircase, Avocado Gully, Raquet Club Falls y Final Curtain (esta en Rifle), en Colorado, E.U.A.

Climbing Final Curtain, Rifle, Colorado, USA. Jan 2010. Photo: Alvaro Martínez Spíndola.

Posted by Juan Carlos Gavilanes Ruiz on Wednesday, February 10, 2010

Inspirado, junto a sus amigos, por realizar ascensos interesantes fuera del país, en el 93′ vuelve del Chacraraju. Sin embargo, en esta ocasión sufre congelamientos en los pies. Su compañero de expedición, Luis Antonio recibe ocho meses de cuidados por congelamientos de tercer grado. 

Los médicos le recomendaron a Juan Carlos vivir en un lugar más cálido, cercano al nivel del mar, para obtener una pronta recuperación. Esto coincide con la invitación de su director de tesis, quien le ofrece una beca para mudarse a Colima. 

“Mi director de tesis me dijo que se mudaba a Colima. Decidí irme también para allá y por supuesto, en cuanto llegué empecé a buscar dónde podía trepar.
En el 95′, junto con Santiago Baeza Utzinger y otros compañeros, empezamos a mirar hacia el Nevado de Colima y abrimos la ruta Jubilación, un 5.10b que Santiago punteó en libre, sin poner un solo bolt o clavija, solo se usaron cintas, empotradores y alguna leva; finalmente esta ruta quedó a la izquierda de Diles Que No Me Maten.” Juan Carlos Gavilanes

Tres años después Luis Enrique Pacheco Magaña y Juan Carlos Gavilanes se pusieron manos a la obra y abrieron una magnífica ruta de escalada tradicional en el Nevado de Colima y a la cual nombraron Diles Que No Me Maten. 

“Era una línea muy lógica, al observar la pared se reconoce por ahí el recorrido más sencillo para ascender. Era el año 98′ y recuerdo que llevábamos harta ferretería, clavos, stoppers, levas. Creo que pensábamos que íbamos a subir La Nariz del Capitán, cuando en realidad hacían faltan sólo 5 ó 6 piezas (risas).” – Juan Carlos Gavilanes

El primer ascenso de la cordada -y probablemente el primero en la historia a esa ruta- lo realizaron con botas y encontraron una pared de muy buena calidad, sólida, con una escalada aérea, un paso difícil en un diedro (5.9), un par de fisuras, una vista inigualable, para salir, finalmente, a la Arista Cimera, casi en la cima norte del Nevado de Colima, a 4260msnm. 

“Comienza con una travesía de seis metros hacia la derecha. En aquél entonces la hicimos en dos largos, pues no teníamos cuerdas de 60m. Pero repetimos un año después en un solo largo. Es muy área. El paso difícil exige de un pequeño jalón de brazos.
Me parece tan lógica la línea, que me cuesta pensar que no haya sido escalda antes, pero nunca nos encontramos a nadie escalando ni rastros en la ruta.” – Juan Carlos Gavilanes

Posted by Colima Vertical on Saturday, February 4, 2012

La ruta Diles Que No Me Maten

Acceso

Se ha de llegar por Ciudad Guzmán, camino que nos lleva al Nevado de Colima. 

Al llegar al Parque, a 3400msnm, donde se encuentra la pluma, y después de pagar la cuota al patronato, hay que seguir el camino hacia la Joya hasta llegar al zaguán cerrado con candado para proteger la zona de regeneración forestal del Puerto La Calle.

A partir de ahí se continúa a pie por el camino de vehículos que termina en el Observatorio Vulcanológico de Protección Civil Jalisco, ubicado a 3980 msnm.

La otra opción es detenerse en La Curva del Leñador (suele estar señalizada con esa denominación), ubicada a 3675 metros de altitud y a unos 1000m de distancia antes del zaguán mencionado. En esa curva tomar la vereda que va hacia el suroeste (por el fondo del barranco) y que sube por el costado oeste del Nevado. De ahí dirigirse al pico Norte. 

Material necesario

  • Casco
  • Guantes
  • Cuerda doble para proteger la travesía de 6m
  • 9 anillas largas con mosquetones
  • 5 Levas
  • 5 Stoppers de los ABC 7,9,10,11 y 13
  • Un Stopper Wild Contry no.4
  • Dos Tricams, uno de 2.5 y uno de 3
  • ATC o sistema de aseguramiento dinámico
  • Reunión: se realiza en una fisura vertical, usar cordino dinámico de 7mm x 6m para armar una “cordelette” o “equalette” en la primera reunión (que consta de un clavo, una leva y dos stoppers con otro más en oposición para hacerlo mutidireccional), ecualizando así todos estos anclaje. No hay bolts.
  • En invierno puede haber un poquito de hielo.
  • Salida: cuidado con un bloque que se mueve y se puede desprender.

¡Cuidado! Si bien la ruta no es difícil, un posible vuelo es altamente riesgoso. Si no dominas el material antes mencionado y si no tienes experiencia practicando escalada tradicional, lo mejor será que te acerques a un muro o club y tomes un curso especializado de este tipo de escalada.  

Descenso

Se ha de realizar por el collado, para luego subir hasta la cima sur y desde allí bajar por la ruta normal que discurre por la cara sur del Nevado. El descenso es fácil.

Foto: blog http://montanismo.org/

Deja un comentario

Total
123
Shares

Suscríbete

Recibe nuestras noticias en tu correo