Ascender el Everest será más difícil a partir del 2019

China implementa nuevas medidas en permisos de ascenso a sus ochomiles, y refuerza las normas de protección de medio ambiente de las montañas.

Por: Blog de Escalada

Organización de expediciones, auditoría, recepción, gestión, seguridad y protección ambiental para las expediciones de montaña en Cho Oyu (8.201 m), Shishapangma (8.013 m) y Everest (8.848 m). El anuncio fue divulgado por el periodista Alan Arnette.

La semana pasada China implementó nuevas y más estrictas regulaciones para el año 2019. La razón de este endurecimiento tiene una justificación ya conocida: la masificación y el problema de la basura en el Everest (8,848msnm) que han aumentado considerablemente en los últimos 20 años. 

Este problema ha sido denunciado por los grandes nombres en el montañismo mundial, como Reinhold Messner, primer hombre en llegar a la cima de la montaña más alta en el mundo en estilo alpino.

Las nuevas exigencias, tanto logísticas como económicas, serán el primer obstáculo que China implementará en el 2019, para evitar ciertas malas prácticas del lado del Tíbet (país controlado por China). 

En los últimos años hubo una explosión de excursiones, así como de pseudo-montañistas interesados en subir el Everest por el lado tibetano. La Asociación de Alpinismo y Montañismo del Tíbet, China (CTMA) anunció que estas nuevas medidas serán oficiales a partir del 1 de enero y tendrán como prioridad garantizar la seguridad como proteger ambientalmente las montañas como el Cho Oyu (8,201msnm) y Shishapangma (8,013msnm), además del propio Everest.

Históricamente, escalar el Monte Everest por la vertiente tibetana era la opción más barata, salvaje e independiente. Como se ha denunciado constantemente por los principales medios de comunicación al aire libre de todo el mundo, el ascenso al Monte Everest se volvió banal, facilitada y, hasta cierto punto, sin dificultad. Por lo que el gobierno chino se endurecerá en cuatro puntos: con la organización de las expediciones, el límite de permisos (licencias para subir), así como con la protección y rescate de medio ambiente en la montaña.

Medidas polémicas

En lo que se refiere a la organización de las expediciones, se exigirá el cumplimiento de ciertas normas preestablecidas para expediciones y operadores, especialmente para las agencias comerciales que quieran subir cualquiera de las montañas por encima de los ocho mil metros de altura respecto al nivel del mar. 

Se examinará la reputación de la empresa, las formaciones y habilidades de los contratistas (montañistas que quieran ascender), el soporte logístico, la calidad del servicio y la formación de los guías. Además, se investigará su permanente “compromiso con las leyes y regulaciones” de cada agencia.

Todos estos elementos serán evaluados antes de conceder los permisos para subir la montaña. De esta manera, el CTMA podría llegar a elegir o vetar el acceso de expediciones comerciales si creen que eso es necesario. Como los criterios son subjetivos, las prácticas de corrupción pueden ocurrir. La sospechosa viene derivada de la lista de exigencias, la obligatoriedad de estar acompañado de un guía local, además de que cada expedición debe poseer un líder de equipo.

Además, se realizará un cobro de US $5,500 por persona al inicio de la expedición, que será devuelta si no ocurre ningún accidente o incidente medioambiental. 

Para evitar accidentes, China ha impuesto una regulación más estricta, que no aceptará expediciones organizadas en Nepal. De esta manera, podrá controlar el mercado de montañismo en el Cho Oyu y Shishapangma, además del propio Everest.

En cuanto a la autorización de permisos, habrá una fecha límite para cada envío en la temporada. La fecha, incluso, ya fue establecida: 28 de febrero de 2019. De esta manera, los montañistas que deciden unirse a las expediciones de última hora, quedarán fuera.

Para la protección medioambiental de los ochomiles, China aumentará el precio de los permisos a US $1,700 por alpinista para el Monte Everest, así como 1,000 dólares para Cho Oyu, Shishapangma y Shishapangma Mount Lhakpari (7,045msnm). El mismo valor será cargado para todo aquel que accede al campo base del Monte Everest. Este monto no es único, se le han de sumar los 10,000 dólares que China cobra para hacer la ascensión al Monte Everest y así con cada ochomil. De esta manera, el valor para escalar el Monte Everest por el lado chino queda en US $12,500.

Definitivamente para quien quiera practicar montañismo en picos por encima de 8,000 metros de manera independiente, el Everest no será una opción. Para ello sería mejor considerar Makalu (8,481 m) o Dhaulagiri (8,167 m).

El dinero, según afirmaron las autoridades chinas, cumple el transporte en vehículo motorizado hasta la base y será destinado también para los trabajos de limpieza de las montañas, así como mejorar la logística para la eliminación de los residuos de montaña.

Deja un comentario

Total
363
Shares

Suscríbete

Recibe nuestras noticias en tu correo