Por condiciones climáticas presentes en el Nevado de Toluca, las autoridades cerraron el acceso a la parte más alta de la montaña hasta nuevo aviso.

En respuesta a la caída de aguanieve de los días pasados en el Nevado de Toluca, la Secretaría de Seguridad del Estado de México informó sobre el cierre del acceso a la parte alta del volcán.

Asimismo, dicha Secretaría recomienda a montañistas a tomar las precauciones necesarias en sus visitas al Nevado de Toluca y el Iztaccihuatl por las bajas temperaturas. 

Si bien las condiciones climatológicas pueden variar en las próximas horas empeorando o mejorando, se deben tomar todas las precauciones necesarias: vestimenta adecuada, respetar el tránsito por rutas autorizadas, llevar el material y equipo indicado.

Ropa adecuada para nieve y montaña

Para cualquier actividad en la montaña debemos elegir una vestimenta que mantenga nuestro cuerpo seco, evitando la condensación de nuestro sudor pero, también, que la lluvia y la nieve no nos moje o enfríe. Para ello, la teoría de las tres capas es fundamental.

Primera capa

Es la capa que se encuentra directamente sobre la piel. Las prendas que usemos deben ser transpirables y térmicas. Para ello se utilizan materiales no absorbentes compuestos por fibras sintéticas como el poliester, polipropileno o clorofibra.

Se recomienda que sean lo más ajustadas posible, pero sin que aprieten. Camisetas, mayones o mallas y guantes son el tipo de ropa que deben de ser de este material.

Segunda capa

La segunda capa nos mantendrá en una temperatura confortable. El objetivo de esta capa es retener el calor corporal.

Lo ideal es utilizar materiales aislantes que aun estando mojados consigan mantener su propiedades. Para ello las prendas de fibras sintéticas (poliéster) y naturales (lana) son las mejores. Sudaderas, pantalones de trekking, gorros, guantes, buff y calcetines son el tipo de ropa que deben ser de este material.

Tercera capa

La tercera capa tiene cuatro funciones importantes. La primera, mantenernos secos, por ello deben ser impermeables. La segunda, evitar que el viento tenga contacto con el cuerpo. La tercera, permite que la humedad y el sudor se evapore. La cuarta, que nos proteja del entorno, es decir, de rozaduras, abrasión, desgarres. 

Dentro de la ropa que debe tener estas características están las chamarras, rompevientos, pantalones impermeables, guantes, botas, entre otros.

Deja un comentario