Porque el invierno es la temporada de ir a montaña, aquí van 7 consejos para acampar que harán que te sientas como en verano en pleno frío.

En invierno, para algunos aventureros irse a la montaña significa rentar una cabaña con chimenea, calefacción y todo lo necesario para pasar unos días acogedores lo más lejos del frío posible. Para otros, todavía más aventureros, se trata de empacar lo necesario en la mochila para dormir al aire libre y bajo las estrellas, pero en una tienda de campaña.

No importando cuál sea tu destino, si eres de los segundos, aquí te compartimos siete tips para acampar de una manera austera pero, cómo no, lo más cálidamente posible. 

Usa la ropa adecuada

Usa ropa que te mantenga caliente durante los periodos de inactividad. Para la primera capa interior, la ropa térmica de poliéster es lo mejor. Para el ejercicio, lo ideal es un forro polar transpirable para inhibir la acumulación de transpiración.

Si prefieres fibras naturales, elige lana merino que ofrecen la calidez de la lana, pero sin la picazón. Usa bufanda, buff o una polaina para el cuello que pueda quitarse y levantarse fácilmente para regular la temperatura corporal, y lleve una chaqueta liviana que sea impermeable y transpirable.

Pero, sobre todo, cubre tobillos, manos, cuello y espalda baja. Son la clave para regular la temperatura corporal y alejarte del frío.

¡Ah! otra cosa, no esperes a que sea de noche para ponerte la ropa con la que dormirás. Aprovecha cuando todavía no ha bajado mucho la temperatura para ponerte todas las capas que llevas.

Ubica la mejor zona para montar tu tienda

Cuando busques tu spot para acampar, es indispensable que estudies un poco el lugar. No sólo es importante buscar el sitio menos inclinado. Observar qué parte de la zona es la más soleado a lo largo del día y dónde hay menos humedad, hará la diferencia de tus noches.

Por la mañana, deja la tienda de campaña abierta para que se ventile y se seque la transpiración -humedad- pero, antes de que caiga la tarde, cierra la tienda de campaña para que los últimos rayos del sol la calienten. 

Usa el correcto sleeping bag

Un sleeping bag sintético no será, nunca, más caliente que uno de plumas de ganso. Es importante que el material exterior sea transpirable. Por las mañanas, dale la vuelta y sécalo sobre la tienda de campaña. Por las noches, antes de dormir, cúbrete con él mientras cenas, para que se vaya calentando pero, ten cuidado con acercarlo demasiado a la fogata -si estás en una zona que lo permite-, generalmente están hechos de material altamente inflamable.

El bajo sleeping, es fundamental

Cuanto mejor sea la calidad de tu bajo sleeping, no sólo descansarás mejor, también te aislará del frío del suelo. 

Hidrátate

Cuando hace mucho frío no sentimos sed pero, mantenerte hidratado es tan importante en verano como en invierno. En esta temporada puedes beber té, café, o chocolate caliente. La ventaja de este último es que te proveerá de calorías extra para tu actividad outdoor favorita.

Prepara comida adecuada

Como te decíamos, tés, cafés, chocolate caliente, pero también sopas, caldos, son alimentos extraordinarios para subir la temperatura corporal. 

Eso sí, no esperes demasiado para volver a la tienda de campaña a dormir, pues después de comer la sangre se va al estómago para realizar el proceso de digestión y en ese lapso sentimos, naturalmente, más frío.

Tip extra: la bolsa de agua

¿Conoces las bolsas de agua caliente? No son sólo ideales para aliviar dolores, también son un excelente elemento para acampar. Las rellenas de agua caliente 20min antes de ir a dormir y las metes dentro de tu sleeping y te sentirás ¡como en casa! Si no las puedes conseguir, otra opción es una botella de agua o termo -mejor si es de aluminio-, con las que puedes seguir el mismo procedimiento.

Así que ya sabes, aprovecha estos tips. Cuanto mejor sea tu descanso y menos frío pases, más energía tendrás en la montaña.

Deja un comentario

Total
210
Shares

Suscríbete

Recibe nuestras noticias en tu correo