El 3 y 4 junio se llevó a cabo la tercera etapa del serial The North Face Ultra Trail Mexico Series  Desierto de los Leones, con 484 corredores en las distancias de 30 y 50km, y 655 en las rutas de 8 y 16km. Fue un evento en el que participaron grandes corredores y figuras de la familia trailrunnera mexicana en un entorno de perfecta organización y calidad técnica de los senderos.

Zoar Mar, directora de Tierra de Volcanes, colaboradora de Freeman y veterana de las grandes distancias, nos compartió su experiencia corriendo los 30 km de esta etapa del serial.

Pasé un mes entero con una tos espantosa, derivada de la contingencia ambiental en la que la CDMX se había sumergido durante todo mayo y, apenas recuperándome, decidí inscribirme en el Ultra Trail del Desierto de los Leones para correr 30 kilómetros.

TREINTA kilómetros. No había corrido un trail desde octubre del año pasado y había suspendido mi entrenamiento por la tos. ¿Cómo lo lograría? ¿Lo lograría? Claro que lo lograría. Simplemente debía tener una buena estrategia.

La alarma de mi despertador sonó a las 5:00 AM, pero ya tenía los ojos abiertos. Desperté con ese nerviecillo que siempre acompaña las cosas que me apasiona hacer y que en el fondo me siguen dando un poquito de miedo.

A las 6:30 AM pasé por Pita, quien es una de mis mejores amigas y cordada de aventuras montañistas. La salida de 30K comenzaba a las 8:00 AM (dos horas después de la salida de 50K) pero aún teníamos que llegar por nuestro número y camiseta.

Eran las 7:13 cuando llegamos al Ex Convento y rápidamente recogimos los kits. Ya se dejaban ver algunas caras conocidas de todas las carreras de trail, entre ellas la de Mau Díaz de Aire Libre, quien supusimos que volaría en cualquier distancia a la que se hubiese inscrito.

Por fin nos llamaron al corral de salida y alas 8:00 en punto salió el primer grupo de 50 corredores. Pita y yo salimos en el segundo.

Nunca me imaginé que la ruta comenzaría dentro del mismo Ex Convento, esta fue la primera sorpresa del día. Pasando por sus corredores y patios, salimos hacia el bosque, por el que atravesamos un par de ríos hasta cruzar la Calzada del Desierto de los Leones para comenzar a subir.

En este punto dejé de ver a Pita y seguí concentrada en mi estrategia, que esta vez fue la de administrar toda mi energía en las subidas para descargarme en las bajadas. En cada paso me iba sintiendo mejor y más fuerte y la belleza de la ruta no dejaba de sorprenderme.

Al pasar el Campamento “El Pantano”, el camino cambiaba de terracería a empedrado, lo que se mantuvo hasta un poco después del primer puesto de abastecimiento, cuando el Pico San Miguel se comenzaba a asomar.

Siendo el punto más alto de toda la ruta, la subida al San Miguel parecía para muchos desafiante. Enfocada en seguir avanzando, las hermosas vistas hicieron que mi esfuerzo se minimizara. Fue a la mitad del ascenso donde volví a ver a Pita, hecho que me subió los ánimos hasta el cielo y en ese momento me di cuenta de que había estado siguiendo la estrategia correcta, pues mi amiga es muchísimo más fuerte y rápida que yo.

Entonces comenzó la bajada, donde logré adelantarme y compensar el tiempo de subida. Con sus respectivas caídas y enlodadas, llegué al 3er punto de abastecimiento en Las Presas y todo el paisaje seguía siendo nuevo para mí. Debo decir que era imposible perderse o desviarse, pues la ruta estaba perfectamente marcada.

Felizmente hidratada, seguí avanzando a mi paso tranquilo y constante, sin parar.

Llegando a Cruz Blanca, nuevamente Pita apareció delante de mí y fuimos juntas casi todo el camino hasta la meta, la que crucé dos minutos después de ella.

Ya con medallas al cuello, después de tomarnos un par de fotos en la meta y con algunos corredores que conocimos durante el trayecto, fuimos por el verdadero premio: una buena comida en nuestro puesto de quesadillas preferido.

Lo mejor de esta carrera, desde mi experiencia, fue el conocer otras caras de mi zona favorita de entrenamiento, nuevas veredas y nuevos paisajes, además de haberme demostrado que cualquier gran objetivo puede ser conquistado “a pasito volcanero”.

The North Face Ultra Trail Mexico Series Rumbo al Endurance Challenge

La segunda edición de Ultra Trail Desierto de los Leones tuvo la presencia de Nick Moore, el Director General y Creador del serial internacional Endurance Challenge con la finalidad de realizar una evaluación de la ruta y la operación del Ultra Trail Desierto de los Leones, que busca convertirse en la primera fecha del Endurance Challenge de México.

La próxima etapa The North Face Ultra Trail México Series, será el Ultra La Primavera, se llevará a cabo en el Bosque de la Primavera, el pulmón más grande de Guadalajara, el 8 de julio. Conoce más su sitio oficial aquí.

Deja un comentario

No Hay Más Artículos