El domingo 3 de septiembre se concretó lo que podría ser la ruta de escalada deportiva más difícil del mundo. Project Hard, en Noruega, ya es del checo Adam Ondra.

Después de meses de explorar la cueva Hanshelleren, en Flatanger, Noruega, Adam Ondra, originario de República Checa y con tan solo 24 años, logró y graduó algunas de las rutas más difíciles del planeta, incluyendo su más reciente obra maestra: Project Hard, que supera radicalmente en dificultad los límites tradicionales en la escalada deportiva.

El encadene Project Hard ocurrió el domingo 3 de septiembre poco después de regresar de Arco, Italia, donde ganó el Rock Master Trophy, se llevó un Rock Award, y encadenó la primer ruta graduada 9b/15b de la región, con Queen Line, todo en el marco de la Copa del Mundo de Escalada.

Para la mayoría, uno solo de los logros de la semana bastaría para ser reconocido internacionalmente, pero Adam llevó más lejos la barra al volar directamente a Noruega para no perder tiempo y realizar el que sería el encadene definitivo en la ruta más dura del mundo.

“La mañana se sentía como cualquier otra en el Proyecto. Hacía calor, pero el aire era claro y fresco. Sentía muy poca presión y mucha motivación, los ingredientes clave para encadenar el primer 9c del mundo. Al final de la ruta, cuando supe que la había logrado, tuve una de las emociones más extrañas. Anillé el anclaje y no pude ni siquiera gritar. Todo lo que pude hacer fue colgarme de la cuerda, sintiendo lágrimas en los ojos. Era demasiada alegría, alivio y emoción, todo revuelto…” – Adam Ondra.

 

De acuerdo al desglose que hace la revista Climbing de la ruta, Project Hard está compuesto de diferentes cruxes que, por sí mismos, son un reto individual y que, curiosamente, son más “fáciles” de superar utilizando la rodilla. Son 45 metros de fuerte extraplomo formados por 2o metros de 5.13+, un descanso de rodilla, algunos metros de buenos agarres que llevan a un bloque V15 de diez movimientos. Continúa un empotre de dedos, un V13 y un V9. Simple. EMontana, portal checo y primero en entrevistar a Ondra, asegura -medio en broma- que la ruta bien podría ser un 10a/5.16b+ sin ese descanso de rodilla.

Grado 9c/5.15d en escalada deportiva, una dificultad histórica

La dificultad de Project Hard alcanza tal grado, que un ser humano promedio probablemente jamás podría lograr completar la escalada, incluso entrenando para tal propósito. Se trata de una categoría de proeza física y mental que se encuentra al nivel de los mejores récords olímpicos, y habrá quien incluso lo coloque por encima de muchos de ellos. Ondra demuestra así, una vez más, poseer la suerte de genética, entrenamiento, actitud y situación de vida óptimos para ser escalador de los más altos grados.

Sin embargo, la juventud de Ondra y la escuela que está legando -con su actitud y logros- a nuevas generaciones, deja abierta la pregunta a saber cuál será el verdadero límite de la dificultad en la escalada en roca deportiva. ¿Cuánto tiempo pasará para que veamos la primer propuesta de 10a/5.16b? ¿Quién confirmará el grado de Project Hard de Ondra?

Deja un comentario